Claustro de Einsiedeln

Einsiedeln, Suiza

La historia del Convento de Einsiedeln (Kloster Einsiedeln) data del siglo 10 cuando el pequeño poblado suizo se hizo popular por su devoción a la Virgen María y simultáneamente por la importancia del monasterio Benedictino que había sido establecido ahí. La estatua de la Madonna Negra con el Niño Jesús, la cual es preservada en el Monasterio, fue colocada en la capilla mucho después, alrededor del siglo 15 y fue vista como el símbolo de la necesidad de poner a Jesús en el centro de la vida del hombre. De la misma manera en que María amaba a Su Hijo con toda su alma y su corazón, también debemos buscar Su amor y ser testimonio de nuestra fe n El.

Información práctica acerca de las transmisiones

El Santuario ofrece transmisiones en línea en el siguiente vinculo de YouTube.

Web.